viernes, 10 de agosto de 2012

Cadena de favores ¿porqué no?

Me acuerdo de una película “cadena de favores” estadounidense del 2000, dirigida por Mimi Leder, basada en la novela de Catherine Ryan Hyde....


En la que un profesor manda un trabajo a sus estudiantes, de cómo mejorar el mundo, uno de los chicos tiene una idea, una cadena de favores, totalmente desinteresados. El funcionamiento es sencillo una persona ayuda a 3 personas y cada una de esas tres personas ayudan a otras tres personas (9) y así sucesivamente. La ayuda tiene que ser en algo que no puedan conseguir por si solos.

Una idea un poco utópica al parecer, porque con lo fácil que parece y no se hace.
Pues yo creo que en esta época de crisis seria un salvo conducto para mucha gente, la gente no tiene trabajo y si lo tiene no gasta porque le han aplicados recortes, suben impuestos se palpa la tensión en las empresas con una incertidumbre de si el mes que viene la empresa cierra o prescinde de sus servicios.



Mi propuesta es que si conocemos a alguien por ejemplo que se le estropeo el coche (no puede arreglarlo porque no tiene trabajo) y siendo casi indispensable para trabajar o encontrarlo y tu eres mecánico, no te voy a decir ni que lo hagas gratis (esperando que si te hace falta a ti algo alguien te ayude), pero, porque no llegar a un acuerdo, igual necesitas pintar la casa (pero por pereza, falta de tiempo… lo has ido dejando) si el te pinta la casa los dos saldríais ganando ¿no?

Y si esto lo establecemos dentro de lo que se pueda a todos los sectores, y claro esta no me refiero a que quieras un reloj que no te puedes comprar y que alguien te lo regale porque sí, hay que ser coherentes.
Cadena de Favores

No hay comentarios:

Publicar un comentario