viernes, 28 de septiembre de 2012

Alimentación de Nuestro Perro



Comida-canina

      Uno de los aspectos más importantes, para tener en condiciones a nuestro compañero canino, es la alimentación. Algo que presuntamente es muy fácil, pero solo con darte una vuelta por las calles podemos ver muchos perros sobrealimentados.

      Tenemos que tener en cuenta que es tan malo sobrealimentar a un animal que alimentarlo escasamente, ya que este punto tiene que ser el justo ni más ni menos. Tomaremos como premisa que por más darle de comer no será más feliz.


      Ante todo tenemos que tener en cuenta que la comida para humanos no suele ser buena para nuestros compañeros, porque aunque más “sabrosa”, son comidas condimentadas y con demasiadas grasas para los animales (yo diría que para nosotros también).

      Yo aconsejo preparar la comida de nuestro animal pesando las cantidades y asesorados por el veterinario será la mejor opción. Esta se basara de carne (o pescado) cocida o cruda (según el perro y tipo de carne) sin aceite ni condimentos y la misma cantidad de verduras y arroz o cereales (50% y 50% del total marcado por la carne) también cruda o hervida sin aceite ni condimentos. Claro está que esta opción suele ser más cara y lleva su tiempo. En caso de no poder optar por preparados comerciales.


Otra opción buena seria complementar la comida comprada con productos crudos y frescos, todos los días.

      Dentro de los productos comerciales, nos encontraremos tres tipos:

1)      Enlatados.

2)      Semihúmedos.

3)      Secos (piensos).

Los semihúmedos, es mejor descartarlos porque contienen una cantidad de azucares muy elevada y aditivos que carecen de valor nutritivo (además son adictivos). Respecto a los otros dos, será importante leer las etiquetas y diferenciar los buenos de los no tan buenos.

      Leyendo la etiqueta: 

Tiene que poner los ingredientes en ella, lo principal tiene que ser la carne (cerdo, ternera, poyo, pescado…) y como complemento los cereales.

Si no especifica el tipo de carne, descartaremos el alimento, ya que en estos casos suelen llevar pezuñas, plumas, cuernos, pelos… de todo menos carne.

Respecto a los cereales descarte todos los alimentos que no lleven cereales que son enteros o integrales, ya que llevaran desechos del procesamiento de los cereales para el consumo humano. Una cosa es que se utilice un cereal que no creció mucho o que presenta los granos rotos y otra cosa es utilizar las cascarillas y desechos.

Si los alimentos llevan harina de carne o  hueso descártelo.

Hay que comprobar las fechas de envasado y caducidad, ya que como son animales se preocupan menos por este dato. La fecha de caducidad nunca debe exceder de 3 meses, pues los piensos abiertos se rancean, y las grasas rancias producen una mayor propensión a padecer cáncer, artritis, hematopatías, alergias, intolerancias alimenticias, enfermedades gastrointestinales, patologías cardiacas, hepáticas y oculares.

Los conservantes, es un dato que hay que tratar con sumo cuidado, solo puede llevar conservantes naturales como la vitamina C o la vitamina E (que son antioxidantes). Rehúye todo alimento que contenga conservantes químicos como la etoxiquina, el butilhidroxianisol (BHA) y el butilhidroxitolueno (BHT). La etoxiquina es toxica y se la cataloga como pesticida (prohibida para el consumo humano), el BHA y el BHT se consideran sustancias químicas altamente peligrosas.


      La verdad que es una pena que por el hecho de que sean animales no se controle tanto todas estas cosas.

      Las carnes:

La carne que le demos a nuestro perro tiene que estar en buen estado, siendo aconsejable que sea la misma que comemos nosotros y con la misma frescura y calidad, no le des nada que tú no te comerías.


Sea como sea el alimento que decida darle a su perro, recuerde que un perro es lo que come.
Como último consejo deciros que el mejor alimento para un perro es la carne (carne o pescado) y como segunda opción los piensos (siempre que sean de calidad).

No hay comentarios:

Publicar un comentario