miércoles, 3 de octubre de 2012

La Halitosis Canina



      

     La Halitosis Canina es un olor desagradable derivado de un mal aseo bucal, que suele ser síntoma de dolencias mas graves. Se asocia con enfermedades graves de riñón y de hígado.

Higiene-Bucal-Canina
      Esta enfermedad periodental es sufrida por más del 80% de los perros que tienen más de 5 años.

      Suele presentarse generalmente en perros de una edad de 3 años o superior y el mal aliento es producida por la acumulación de sarro en los dientes y en función del tipo de alimentación puede favorecer un olor mas fuerte o menos. Si el olor perdurase durante días y/o empeorase, deberemos acudir al veterinario para consultar el problema.



      Los peligros que conlleva no realizar una correcta limpieza dental son grandes. Su progresión comienza con la proliferación de bacterias en la saliva espesa alrededor del diente, a la vez se irán acumulando minerales formándose una superficie rugosa más propensa a generar nuevas bacterias. Este sarro aumentara progresivamente apareciendo la enfermedad bucal propiamente dicha y se consolidara.
El mal aliento es solo un mal menor (molesto, pero menor), el peligro llega cuando puede producirse gingivitis, la cual empezara a empeorar provocando inflamación, dolor y sangrado. También podrá provocar o desencadenar una enfermedad renal o cardiaca graves si las bacterias accediesen al torrente sanguíneo, con el consecuente contacto con los tejidos internos.

      Esta dolencia es provocada por distintos agentes, como ya comentamos los restos de comida son unos de estos agentes, pero hay mas, como por ejemplo: los excrementos (de otros animales o humanos); agentes físicos, como quemaduras eléctricas (mordiendo un cable, etc.) que provocan ulceraciones que son fácilmente contaminadas; otros agentes son los cuerpos extraños, que pueden provocar heridas las cuales se inflaman; y los agentes químicos tanto cáusticos como corrosivos.

      La solución para prevenir y a la vez evitar futuros problemas, es la incorporación a la dieta de nuestro compañero canino de alimentos que favorezcan la masticación, evitando la acumulación de sarro, también es conveniente que tenga juguetes de goma dura o cuero crudo.
Los  métodos naturales de limpieza bucal del perro son: la Sialorrea (producción de saliva), los movimientos de lengua y la propia alimentación, esta ultima tiene que ser constituida por alimento seco y facilitar un hueso grande o uno artificial).
Además de los métodos naturales, es aconsejable limpiar los dientes con pasta de bicarbonato o pastas de dientes especiales para perros, aplicadas en un cepillo de dientes cuya dureza será lo más blanda y suave posible. Este tratamiento nunca antes de los 8 meses a 1 año, y se repetirá tres veces por semana.

      Para empezar, a realizar el cepillado dental del perro y que nos sea más fácil la tarea, durante los primeros días frotaremos con suavidad el hocico del perro con los dedos de delante hacia atrás, familiarizando al animal a la manipulación de su boca; también deslizaremos el dedo índice dentro de su boca, por cada lado de esta, masajeándole con movimientos circulares cortos. Poco a poco se irá convirtiendo en una rutina agradable y será más fácil pasar al cepillo que si lo hacemos directamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario