miércoles, 28 de noviembre de 2012

El Botiquín


Botiquín-perros



Si tienes un perro deberías tener siempre a mano un botiquín, para estar preparado ante cualquier situación.

La salud en un perro va desde una buena higiene a la cura de posibles heridas, siendo múltiples productos y utensilios necesarios en nuestro botiquín.



Hay que disponer de un jabón para limpiar al perro, como no siempre tendremos agua  a disposición podemos optar por un jabón que no necesita aclarado (se elimina con un suave cepillado). Sea cual sea el tipo de jabón, si tendremos que tener en cuenta el tipo de pelo del animal.

Necesitaremos un peine adecuado para el tipo de pelo, un corta uñas canino, cepillo de dientes y dentífrico, liquido disuelve cerumen e incluso si su perro es un macho hay un liquido para limpiar el orificio de la verga (suele rezumar un liquido amarillento, que tiene huele mal y mancha).

Incluiremos en nuestro botiquín un insecticida y un vermífugo. El insecticida puede ser en polvo, espray o collar. El vermífugo, con especial necesidad en el caso de cachorros, siendo aconsejable tener uno para gusanos planos y otro para gusanos redondos.

Las diarreas son comunes en los perros y suelen tener una causa alimenticia. En casos de diarrea es de vital importancia una dieta drástica y administrar líquidos, pero si persistiese sería bueno la administración de un antidiarreico (preferiblemente acudir siempre al veterinario), por lo que necesitaremos antidiarreicos en el botiquín.

Uno de los síntomas más comunes de las enfermedades caninas, es la presencia de fiebre, por lo tanto lo primero que tenemos que hacer es la toma de temperatura (en los perros se toma vía anal) y por este motivo es necesario un termómetro y vaselina. Para la toma de temperatura unte el termómetro con vaselina e introduzca una tercera parte del mismo por el ano del animal; tras esperar un minuto sáquelo y lea el resultado (la temperatura debe estar entre 38º y 38,5ºC.

Incluiremos para casos de heridas: apósitos, antiséptico, compresas, gasas y esparadrapo. Rehuiremos el algodón por desprender fibras que pueden provocar una infección en la herida.

En zonas donde abunden las serpientes, sería aconsejable adquirir antiveneno, el cual se conserva en la nevera y se inyecta por vía subcutánea (es importante por la necesidad de actuar con prontitud, esperar a la llegada del veterinario puede significar la muerte del animal).

Las vendas, son muy útiles pero se tiene que saber cómo utilizar, si no se usan correctamente pueden agravar el problema.

El ritmo cardiaco oscila en función del tamaño de la raza, unas 90 pulsaciones en molosos y hasta 150 en razas pequeñas. 

Sería interesante realizar un curso de primeros auxilios enfocado a mascotas, no son muy comunes, pero si existen.

Respecto a las medicaciones (pomadas, espray…) revise con frecuencia las fechas de caducidad y es interesante utilizar productos de calidad, aunque puedan ser un poco más caros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario