Lenguaje Canino

Perros


El Ladrido


      Es normal que los perros ladren, pero, el ladrido crónico es inaceptable y se les puede educar para que controlen esta mala costumbre. Nunca gritaremos al corregir esta acción porque el perro interpretara que te unes a la actividad y no solo no cesara sino que se incrementara, esto viene de su naturaleza, todos los perros descienden del lobo y una de las actividades sociales de estos es aullar en conjunto, en sociedad, en manada y por eso prohibido gritar. 

      Todas las medidas que utilicemos para corregir los ladridos indeseados se harán en el momento del ladrido y no en otro momento, si no es así lo único que conseguiremos es confundir a nuestro amigo.


Ladridos continuos y rápidos,
 en un tono intermitente.

Alerta, problemas, alguien está 

en nuestro territorio.

Ladridos continuos y lentos, 
en tono bajo.

Hay intrusos o detecta peligros, 

prepárate para defenderte.

Ladridos continuos y con pausas
 cada 3 o 4 ladridos.

Se aproximan complicaciones
y quiere que echemos un vistazo
para comprobar.

Ladridos prolongados e ininterrumpidos,
 con intervalos largos entre cada uno.

“Estoy solo, necesito compañía” suelen

 hacerlo cuando llevan mucho tiempo aislados.

Uno o dos ladridos agudos y 
breves en un tono intermedio.

Es la forma más habitual de saludar.

Un ladrido agudo y breve en 
tono bajo.

Indica que algo le molesta, sería un 

¡ya basta!
Ladrido breve en tono alto.
Indica sorpresa, si se repite dos veces “¡Mira esto!, 

si es más largo es que quiere salir a la calle, en tono 
medio expresara alegría.

Aullido o ladrido muy breve en 
tono alto.


Es la respuesta a un estimulo
doloroso repentino, como cuando
se le pisa.

Aullidos repentinos a intervalos 
regulares.


Muestra dolor intenso o es la
respuesta a algo que lo asusta.

Ladrido entrecortado en tono medio.

Pide que alguien juegue con él.




El Gruñido

      El gruñido de un perro, salvo durante el juego, se considerara una señal de agresividad, es una conducta intolerable, salvo en dos situaciones: el juego y cuando defienda a alguien o algo frente a un agresor o ladrón.

      Nunca, y digo nunca, hay que provocar a un perro que gruñe, porque si lo hacemos morderá.


Gruñido suave 
en tono bajo.


Es de amenaza, hay que apartarse
 y dejar espacio al perro.

Gruñido que termina
en ladrido, en tono bajo.


Indica disposición para pelear,
si se le presiona atacara.

Gruñido que termina
en ladrido, en tono alto.


Perro inseguro que prefiere no pelear,
 pero atacara si no se le deja en paz.


Gruñido intenso sin enseñar
los dientes.

Suele oírse cuando jugamos con el perro,
esta simulando un ataque (inofensivo) que indica
 que se divierte,
suele ir acompañado de ladridos entrecortados.


Gimoteos suaves.

Indican dolor o temor.

Gemidos prolongados
 e intensos.

Es un “Dame” o un “Quiero”, suele usarse para

 pedir la comida o salir de paseo.

Suspiro.


Indica satisfacción, si los ojos están
 a medio cerrar. Si están abiertos, es
 señal de decepción porque no ocurrió
 lo que esperaba.

Rugido.

Llamada para cazar.

Ladrido-aullido.

Se siente solo y busca compañía.

Aullido.


“Estoy aquí” o “Este es mi territorio”,
lo hace para hacer valer su presencia.

Jadeo.

Suele indicar excitación.